Una reflexión que compartir

octubre 21, 2020 10:41 am

El pasado 16 de septiembre se nos comunicó la resolución del llamado 2020 para el Programa de Mejoramiento de Viviendas y Barrios (III), para Condominios de Viviendas Sociales (CVS). Desde el MINVU (Ministerio de Vivienda y Urbanismo) estipulan que:

“El Programa de Mejoramiento de Viviendas y Barrios (D.S.27), busca mejorar la calidad de vida de las familias que habitan en áreas o localidades urbanas de más de 5 mil habitantes.

Los proyectos a financiar con este subsidio están destinados a reparar y/o mejorar la calidad de los bienes comunes de condominios de vivienda que presentan deterioro y a apoyar a las comunidades para el adecuado uso y administración de dichos bienes en el marco de la Ley N° 19.537 Sobre Copropiedad Inmobiliaria”.

Este último llamado se realizó en condiciones especiales debido a los protocolos por Covid-19, pero era necesario postular a él ya que la necesidad de mantención y reparación en las viviendas de nuestras comunidades amigas siempre existe; y más en tiempos en los que nuestras casas son espacios seguros frente al posible contagio. Se precisa una casa en óptimas condiciones para poder sentirse arropade, para saber que tu familia está bien cuidada, y para que la comunidad se fortalezca.

Sin embargo, pese a la importancia de estas reparaciones, cada vez es más complejo resultar seleccionade dentro del llamado puesto que disponen de menor presupuesto y mayor cantidad de requisitos. Esto genera que decenas de condominios no accedan al subsidio; cientos de familias no son beneficiadas en este llamado. Son pequeñas decepciones que se aceptan en la comunidad y en las entidades y se utilizan para trabajar aún con más energía en la próxima postulación, pues -como dijimos- siempre serán necesarias estas obras en los barrios. Pero esta situación nos llama a la reflexión, puesto que vemos una grave escasez de recursos para una problemática tan seria como es el acceso a reparación de vivienda social, de las partes comunes necesarias para que la comunidad sea sostenible.

Nos entristece no haber sido seleccionades junto con el Comité Los Presidentes,en Ñuñoa, pero nos preocupa más la cada vez menor atención que se da al derecho a una vivienda digna y en dignas condiciones. No sabemos si la solución debiese estar en un mayor presupuesto para los subsidios o en algún tipo de procedimiento complementario, pero es necesario ir visibilizando la problemática para poder revertir el escaso reparto que se está dando.