Conversando en Peñalolén con nuestras dirigentes Jimena Santana y María Isabel Loyola

abril 3, 2020 6:05 pm

Compartimos con ustedes una conversación con las dirigentas Jimena Santana y María Isabel Loyola de la comuna de Peñalolén, cuya comunidad está lista para el inicio de obras de mejoramiento de sus casas. Lamentablemente, producto de la emergencia provocada por el COVID 19, el inicio de estas obras será aplazado algún tiempo, pero esperamos iniciar las obras lo más pronto posible. 

Es la quinta postulación realizada en conjunto con la comunidad de Grupo de Mejoramiento Vichuquén, que se ubica en Peñalolén. Las viviendas, datan de 1983 y constan de dos alturas, con un total de 53 metros cuadrados. Cada vivienda tendrá obras específicas para las casuísticas que presentó durante el levantamiento de información técnica y social. Se incluirá el trabajo con pavimentos y revestimientos interiores, el cambio de artefactos sanitarios y cambio de puertas y ventanas, entre otros.

Nos gustaría que en primer lugar se presentasen así mismas, en su faceta personal, del día a día, y después como conformantes y dirigentas de una comunidad organizada.

MIL: Bueno, mi nombre es María Isabel. Soy dueña de casa, y soy madre de 3 hijos,  abuela de 6 nietos. Me definiría como muy dueña de casa, hogareña, regalona con mis nietos, responsable en todo aspecto ya que me gusta el orden y la limpieza.

JS: Mi nombre es Jimena Santana, soy presidenta de la junta de vecinos de la Villa Aquelarre y también presidenta del comité de mejoramiento de vivienda Aquelarre.

Soy mamá de dos hijos, uno de dieciocho y la Lola de veintiocho… Ahora hace un mes fui abuela, muy feliz. Soy secretaria de una consulta ginecológica, llevo mucho tiempo trabajando. Soy jefa de hogar, muy feliz, y por ende también le entrego y le dedico tiempo al área social. Tengo 50 años, muy feliz, con altos y bajos pero bien.

Mi hobby es trabajar en el área social, aunque suene como muy fome como hobby, pero soy feliz de poder tratar y escuchar a la gente, es lo que más me llena y gratifica día a día.

Desde su experiencia, ¿cómo entienden los procesos de postulación comunitarios? ¿Es decir, podrían explicar cómo ha sido desde sus situaciones convertirse en dirigentas a la vez que son madres y trabajadoras?

MIL: Le contaré: yo al principio no era dirigente, ya que la que empezó con este proyecto inicial, el mejoramiento de vivienda, fue la Jimena; ella tenía un grupo de gente que quería postular para arreglar sus casas. Yo me inscribí en el comité porque me interesaba arreglar el techo de mi casa, (estaba muy deteriorado), y la Jimena necesitaba una persona que le fuera partner para cooperar en el mejoramiento de vivienda. Y así llegué a ser dirigente con ella, formamos este grupo, formamos la directiva, sacamos la personalidad jurídica y empezamos a trabajar.

Pero algo que pensábamos que iba a ser corto, nos ha llevado años en esto: yo empecé en 2010 con ella, a trabajar en el mejoramiento de vivienda, y desde entonces nos hemos ganado muchos subsidios, hemos hecho muchos mejoramientos acá en la villa, ha sido una bonita experiencia y hemos trabajado con VerdeAzul. La Jimena empezó a trabajar con ellos cuando eran muy jovencitos y acababan de empezar, el Felipe, la Camila, y personas que ya no están en la empresa como la Leslie. Con ellos tuvimos siempre muy buena acogida, muy simpáticos y entregados. Leslie era una persona que llegaba muy bien a la gente, muy cordial; y después de ella llegó Juanita, y seguimos trabajando con ellos y ganando nuestros subsidios y haciendo feliz a la gente, que es lo que más nos llena.

Lo mejor es que hemos sacado muchas enseñanzas: al entrar los maestros a la casa y hacer algunos arreglos como cambio de puertas, ventanas, algunos cambios estructurales, etc; la gente se motiva, y después vamos de nuevo a sus casas y están totalmente cambiadas, han hecho más arreglos y esto es muy bonito, ver la motivación de la gente. Nosotras como dirigentas intentamos también impulsar esa motivación, porque somos un grupo de dirigentas pequeño pero que incentivamos a la gente y las motivamos a ser mejores cada día, a arreglar sus casas y ordenarlas, y vemos que hay resultados. No sólo trabajamos con la Villa Aquelarre, sino que trabajamos con más vecinos, con los de alrededor, y nos respetamos mucho entre todos.

JS: Si hablamos por la gente que postula en sí, son personas muy motivadas, con compromiso, se preocupan por juntar sus documentos, sus fondos de una forma u otra – cuando hay escasos recursos, guardar unos pesitos para postular requiere un gran esfuerzo-.

Si hablamos del proceso, de la parte jerárquica, hay que hablar de un cambio de ritmo… Hace dos o tres años era muy expédito postular, las comunidades postulaban y se lo ganaban de manera muy rápida… Desde entonces, por parte del SERVIU, cada vez hay menos llamados, se hacen más largos los procesos, hay más trabas para que la gente postule… Esto muestra menor compromiso por SERVIU, y para nosotros como dirigentes es un tema: miramos desde lejos nuestras viviendas y vemos que hay gente que aún necesita y como hay tanta traba, se hace más engorroso para las personas.

Por último, desde mi experiencia como madre trabajadora y dirigente, he visto que hay muchas mujeres que trabajan, se sacan la mugre para poder tener un mejor estándar de vida y poder tener su casa, porque si bien a las que más les gusta tener su casa bonita y arreglada es a las dueñas de casa, a las mamás, siempre con el pensamiento de que sea para nuestros hijos, para darles un buen vivir, un buen pasar.

¿Qué consejos darían a otras comunidades que quisieran seguir sus pasos y postular a programas de mejoramiento de habitabilidad?

MIL: Les diría que si quieren trabajar, si quieren entrar en el programa de mejoramiento de habitabilidad, tienen que hacerlo y proponerse ser constantes y perseverantes; la perseverancia se necesita para todo. También han de ser transparentes y honestas, con la gente y con una misma. Ser empática, amable, dar seguridad a nuestros vecinos, a nuestros postulantes.

JS: Ser constantes, perseverantes: a veces nos rechazan los proyectos por lo que la constancia ha de estar en animar a la gente para que no se rindan cuando pase esto, mostrar a la gente apoyo para que no desanimen si queda afuera, motivarla, decirles que al final saldrá. Esto es lo que nosotros siempre hacemos, no siempre hemos salido a la primera, a veces han sido dos o tres veces hasta quedar… Por eso esa es la clave, ser constante y perseverante, ser entregada porque este trabajo se ha de hacer desde el cariño, sin pedir nada a cambio. Hemos de estar como dirigentas enfocadas en apoyar a nuestra gente, a nuestros vecinos.

Mi última pregunta se enlaza un poco… ustedes recomiendan perseverancia, constancia… pero hay acontecimientos mucho más grandes que nosotras que están ralentizando los procesos, o incluso como el estallido, que nos hacen plantearnos la estructura social y económica de Chile entero, y por ende de los procesos de postulación o el tema habitacional.

Ahora además estamos en las puertas del coronavirus, no sabemos qué pasará, pero el ritmo de vida parece que se ralentizará y las obras pueden sufrir retrasos, después de toda la paciencia de ustedes…

La pregunta, dentro de todo esto es… ¿han visto su rol como dirigentas influido por todos estos acontecimientos tan transversales, tanto el estallido o como el coronavirus? ¿Cómo creen que se ha de gestionar dentro de las comunidades este tipo de noticias, de situaciones?

MIL: Para nosotros fue muy complejo el estadillo social porque tuvimos que ayudar a muchos vecinos que necesitaban ayuda. De hecho, en la junta de vecinos a la que pertenezco todavía se están haciendo espacios de terapia, porque la gente aún los necesita. Y ahora con lo del Coronavirus esto ya colapsó: hay mucha gente con miedo, y una como dirigenta tiene que saber contener todas estas cosas. A parte de ser dirigenta, ser contenedora, contener a los vecinos, escuchar a las vecinas, darles una palabra de aliento y de fuerza, siempre pensando en vencer el miedo y salir adelante, porque la vida continua y no podemos dejar que el miedo se lo lleve todo. Tenemos que ser constantes con nuestras vidas y continuar.

JS: Me he visto muy involucrada en el tema del estallido social por ser presidenta de la junta de vecinos. He tenido que tomar decisiones un poco abruptas, concretas, si bien con el estallido social tuvimos que ver el tema del apoyo a la gente, vivimos al lado de la Comisaría 43 por lo que aquí una tiene que ser neutra, independientemente del pensamiento político que una pueda tener, tiene que apoyar la parte y la contraparte, no sé si me logro explicar. Por un lado está la gente que está protestando, por sus derechos, cosa que yo logro entender; pero por otro lado está la gente que está sufriendo todas las secuelas por las bombas, las fogatas… Igual ha habido una psicosis colectiva, y hoy en día con el coronavirus también pasa… La gente de repente te pregunta si conoces a alguien, si tienes acceso a algo… La gente se piensa que por ser dirigente una se las sabe por libro, pero no es así. Pero, hemos tratado de dar la calma y la tranquilidad de cualquier forma para poder tranquilizar a nuestro sector.

Con las postulaciones, hay que ver cómo explicar las cosas. Ahora mismo vamos a empezar un proyecto que estará en standby, ya llevamos dos años de espera, los subsidios se vencieron porque no se pudo empezar a trabajar, y eso va a causar demora. Ahí tú tienes que hacer el papel de psicóloga, darles tranquilidad, de que esto va a parar pero tiene que tener paciencia, que tengan tolerancia… infinidades de calmantes que una tiene que dar y poner la cara de buena, porque si me pongo negativa sería ridículo. Es como una mamá tratando de dar tranquilidad sabiendo que las palabras quizá no sean las mejores.

Muchas gracias Jimena y María Isabel por su tiempo, por narrarnos su experiencia como dirigentas y por visibilizar con su relato ese papel de persona contenedora, casi psicóloga, que ayuda a dar cohesión a la comunidad hasta en momentos complejos e inciertos. Los procesos de mejoramiento de habitabilidad necesitan del trabajo en conjunto de todes nosotres: de Verde Azul como empresa, y de las comunidades encabezadas por ustedes, de esta manera conseguiremos motivarnos y mejorar la calidad de nuestros hogares, del vivir de nuestras familias en conclusión.