Cambio de red de alcantarillado en Condominios sociales (por Thania Morales)

junio 6, 2018 4:34 pm

Desde hace al menos 5 años, el Ministerio de Vivienda y Urbanismo ha implementado distintos tipos de subsidios complementarios para los antiguos conjuntos de viviendas sociales en altura, más conocidos como “blocks”. Éstos se realizan a través de los programas de “Subsidios de Mejoramiento de la Vivienda”, dentro del Programa de Protección al Patrimonio Familiar.  A continuación, algunos de los más importantes:

– Subsidios de eficiencia energética con implementación de nuevos sistemas de iluminación en espacios comunes a través de paneles fotovoltaicos.

– Instalación de sistemas pasivos de eficiencia energética como el revestimiento de las fachadas con el sistema EIFS (envolvente térmica para el edificio).

– Cambio de estructuras de cajas de escaleras externas, peldaños y barandas.

– Subsidios de retiro y cambio de cubiertas de asbesto-cemento de las viviendas, para la definitiva erradicación de este material tóxico en nuestros edificios.

– Subsidios de exterminación de plagas en las mismas techumbres, como son las palomas, ratones, etc.

A través de mi experiencia profesional en terreno como inspectora técnica de obras, quiero destacar el más interesante y complejo de todos, el “Cambio de la Red de Alcantarillado completa en los edificios”. Hoy en día, estos subsidios se están aplicando en edificios de entre 40 y 60 años de antigüedad, como es el caso de la Villa El Estanque en Peñalolén, la Villa Olímpica en Ñuñoa (recientemente declarada zona de conservación histórica por el Consejo de Monumentos Nacionales) y próximamente la Villa Alessandri en Pedro Aguirre Cerda.

Estos proyectos estatales son de vital importancia porque rehabilitan villas enteras de viviendas que presentan gran deterioro en baños, cocinas y las redes asociados a éstos.  Los mayores problemas consisten en inundaciones dentro de las casas, humedad, hongos, malos olores, problemas de higiene y salud. Los problemas sociales asociados a estas realidades tienen que ver con dificultades en las relaciones entre vecinos que afectan y deterioran la calidad de vida, a veces viéndose obligados a abandonar sus hogares y con ello, renunciando a su buena ubicación, calidad constructiva y abandonando los lazos sociales que costó años afiatar.  Es muy lamentable ver cómo la falla de una instalación tan importante y básica, como lo es la red de alcantarillado, puede dejar poblaciones enteras a merced del deterioro y de la subutilización de las viviendas que van quedando abandonadas, generando nichos o espacios para opciones de delincuencia o hábitos ilegales.

La urgencia para dar solución a esta problemática instó al estado a la creación de este tipo de Subsidios, donde la diferencia que genera es absolutamente necesaria

e indispensable para mejorar la calidad de vida de los vecinos. El subsidio contempla el cambio completo en la red de alcantarillado, desde las descargas verticales que atraviesan todo el edificio, pasando por las conexiones individuales horizontales que conectan a cada vivienda, hasta todos los artefactos que participan del sistema (WC, lavamanos, duchas, lavaplatos, etc.) y las cámaras de inspección en los primeros pisos.

un departamento, inundaba al vecino de abajo. La innovación de nuestro trabajo es que la instalación de descargas va en el muro del mismo departamento, con lo que, ante cualquier filtración, es posible resolver el problema desde el mismo departamento; a esto se le llama “descarga registrable”.

 

La instalación original de las viviendas poseía las descargas de alcantarillado debajo de la losa, lo que generaba que las filtraciones de la descarga de

Debido a que la intervención desarma todo el sistema preexistente, es que se deben rehacer todos los espacios afectados, dejando las cocinas y baños totalmente remodelados, incorporando revestimientos de piso y muro completamente nuevos, así como nuevos artefactos.

Aunque este proyecto puede llegar a ser considerado como invasivo por las familias, dado que interviene el interior de las viviendas, el impacto que éste genera es sumamente positivo en términos de calidad de vida y bienestar para los habitantes de dichas villas, brindándoles la posibilidad de prolongar la vida útil de sus viviendas por 30 o 50 años más, así como la posibilidad de recuperar y fortalecer las relaciones vecinales a través del resultado exitoso de un subsidio ejecutado para toda la comunidad.